El programa ‘Fiabilidad Centrada en Lubricación’ puede ser su mejor inversión

El programa ‘Fiabilidad Centrada en Lubricación’ puede ser su mejor inversión

Muchos problemas de los equipos industriales están intrínsecamente relacionados con la lubricación, bien sea por la falta o el exceso de ésta o que simplemente se está usando el producto incorrecto para el activo. Para evaluar estos problemas y optimizar la fiabilidad de los activos, I-care tiene su programa de Reliability Centered Lubrication (RCL).

Novedades Mantenimiento predictivo 12 noviembre 2020

Existen varias razones por las que algunos equipos fallan en su sistema de lubricación. Uno de los motivos es que muchas organizaciones asignan a un solo empleado esta tarea, por lo que cuando la persona deja la empresa todos los conocimientos acerca del trabajo desaparecen. En otros casos, la responsabilidad de la lubricación se transfiere a diferentes empleados con otras especialidades prioritarias y dejan a ésta en un segundo lugar. Otra razón es la falta de un sistema fiable que monitorice este tipo de tareas y procesos.

Lubricación al siguiente nivel

Desde I-care trabajamos para ayudar a nuestros clientes a llevar su programa de lubricación a un nivel superior. Esto es posible gracias a un software de monitorización y capacitación que da soporte al trabajo de campo. Además, este programa realiza análisis del estado actual de los equipos, diseña planes e implementa y mejora las prácticas de lubricación de forma continua. Todas estas funciones son necesarias, ya que el valor de un plan de lubricación dentro de las plantas industriales está infravalorado. Probablemente, el 50% de los fallos y sobrecostes asociados a los activos están relacionados con una mala lubricación.  

Es importante destacar que esta tarea no tiene nada que ver con la calidad de los lubricantes. Hoy en día es difícil encontrar productos de bajo nivel en el mercado. Sin embargo, no todas las máquinas son iguales. Las diferencias en los aditivos y la viscosidad de los lubricantes son muy importantes. Pero seamos justos: la lubricación no es una ciencia exacta. Si comprara un superdeportivo nuevo hoy, digamos un Ferrari caro, ¿usaría el aceite de motor más barato o pagaría un poco más por el producto que recomienda el fabricante? La respuesta está clara: aunque suponga un pequeño coste adicional, se puede ahorrar mucho en reparaciones que serían necesarias en un futuro por un fallo en el motor.

A la medida de sus necesidades

Las organizaciones industriales deben ser conscientes del valor del plan de lubricación. Con nuestro programa de RCL, podemos ayudar a nuestros clientes de varias maneras, siempre considerando los productos, las prácticas y las estructuras que ya se estén utilizando en sus sitios. Por ejemplo, podemos utilizar un estudio de los estados a lo largo del tiempo y analizarlo para descubrir posibles mejoras. Pero también podemos usarlo para hacer un análisis de brechas de un cliente que aún no ha empezado con un programa de lubricación. Los siguientes tres pasos (elaboración, implementación y mejora continua y sostenible del programa) se pueden ofrecer, junto con el análisis del estado actual, de tres formas: completamente administrado por I-care, solo capacitación y coaching para que sea autogestionado por el cliente o, de una forma híbrida, con solo los elementos que elija el cliente.

Nuestra propuesta se diferencia porque es independiente a la marca. Asesoramos sobre productos en función de sus características y aplicaciones y no por el nombre de la empresa. Además, contamos con especialistas apasionados que son expertos tanto en lubricación manual como automatizada y que llevan trabajando en el campo casi diez años. Como líderes de la Industria 4.0, podemos configurar su programa actual con los esfuerzos de digitalización y datos que ya se estén realizando. Por ejemplo, con nuestra combinación de Wi-Care y Lube-Care, ofrecemos una solución big data de Industria 4.0 con un gran potencial para mejorar la fiabilidad de sus equipos. Al generar activos, podemos determinar con mayor precisión cuándo lubricar.

Solución táctica

Una solución flexible es, de hecho, una solución táctica. Un excelente ejemplo de su valor es la experiencia que tuvimos recientemente con un cliente. Esta organización colocó un nuevo motor en una instalación que ya contaba con nuestro sistema Wi-Care y Lube-Care. Con el programa de lubricación estándar, aún faltaban tres meses para la siguiente lubricación. Pero el sistema de monitorización informó de inmediato que había un problema, lo que permitió a los operadores intervenir rápidamente para lubricar los nuevos componentes. Sin el sistema esto no habría sucedido y probablemente habría finalizado con un fallo y gastos imprevistos.

La lubricación puede no ser (todavía) una ciencia exacta, pero avanza cada día más. En I-care podemos ayudarle con esto. ¿O prefiere el aceite de motor barato para su superdeportivo Ferrari?

Descubre más>

 

 

Contacto

Wouter Bogaerts, Director Reliability Centered Lubrication Activities